• Grupo Human

UNA VIDA EN BALANCE ES CLAVE PARA EL BIENESTAR

Es importante aprender a diferenciar los proyectos que requieren atención inmediata de aquellos que pueden ser delegados.




Lograr un balance entre la vida personal y las responsabilidades laborales se ha convertido en una tarea cada vez más complicada para los profesionistas. Debido a la incorporación de la tecnología que facilita trabajar desde cualquier lugar y los cambios en la dinámica laboral que apuestan por la flexibilidad la línea entre ambas facetas ha comenzado a difuminarse. Sin embargo, encontrar un equilibrio es posible si se delimitan horarios y se establecen prioridades claras.


Es recomendable elaborar una lista de tareas para definir el tiempo que se invertirá a cada actividad, es importante aprender a diferenciar los proyectos que requieren atención inmediata de aquellos que pueden ser delegados. Definir prioridades evitará la sobrecarga y asegurará el cumplimiento de objetivos.


Por otra parte, la gestión del tiempo tiene grandes beneficios para el bienestar de los colaboradores, ya que disminuyen los niveles de estrés y ansiedad ocasionados por la deficiente distribución de las cargas de trabajo y las jornadas laborales prolongadas.


Entre las estrategias que permitirán a un profesionista encontrar un equilibrio entre sus actividades laborales y su vida personal se encuentran:


  • Planeación. Organizar las actividades que debe realizar le ayudará a la persona a definir plazos de entrega en función de sus objetivos.

  • Una tarea a la vez: Una vez definida la lista de pendientes, el siguiente paso es enfocarse en una actividad a la vez para asegurar la calidad del trabajo. Resulta esencial evitar las distracciones y concentrarse en los resultados esperados.

  • Delegar: El trabajo en equipo ayuda a reducir la sobrecarga laboral, en este sentido, delegar ciertas actividades permitirá avanzar más rápido en el cumplimiento de objetivos.


Para alcanzar un balance entre ambas facetas es de suma importancia respetar los horarios establecidos, es decir, cumplir con las actividades dentro del horario de oficina, no llevarse trabajo a casa, aprender a desconectarse y no descuidar el tiempo destinado a la familia.


Por último, no hay que perder de vista que al igual que en el trabajo, las actividades personales necesitan una adecuada planeación, de está manera se logrará sacar provecho al tiempo libre y regresar con mayor energía a la oficina.

32 vistas