• Grupo Human

¿POR QUÉ ES NECESARIA UNA ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN?



La comunicación es una pieza clave en la gestión de personas, desarrollar una estrategia efectiva contribuye a incrementar la productividad de la compañía al promover la interacción entre departamentos, permitir el flujo de información y mejorar el ambiente de trabajo. Asimismo, cuando los colaboradores se sienten escuchados y valorados por sus superiores se refuerza su sentido de pertenencia.


Para crear una estrategia de comunicación es necesario considerar tanto al público interno como externo; las acciones dirigidas hacia los colaboradores actuales tienen por objetivo reforzar las relaciones laborales, favorecer la coordinación de esfuerzos y fortalecer la cultura organizacional.


Mediante acciones de comunicación interna es posible transmitir los valores de la organización a los colaboradores, esto ayudará a incrementar la cohesión del equipo y generar compromiso. Es recomendable desarrollar dinámicas de integración que fomenten la participación del personal y contribuyan a la creación de un clima organizacional agradable que favorezca la confianza, el respeto y estimule la competitividad.

Entre los beneficios de una estrategia de comunicación eficiente en la organización se encuentran:

  • Facilita el manejo de los recursos.

  • Integra la comunicación informal y formal.

  • Promueve la identidad corporativa.

  • Orienta a los colaboradores hacia el logro de los objetivos trazados.

  • Estimula la participación del personal.

  • Permite la coordinación de esfuerzos.

El primer paso para elaborar una estrategia de comunicación es llevar a cabo un diagnóstico que permita identificar las necesidades del personal así como áreas de oportunidad, mediante este análisis los directivos podrán seleccionar el canal adecuado que facilite el intercambio de información.

En cuanto a la comunicación externa, la compañía debe adoptar un enfoque estratégico, por lo tanto, los directivos necesitan definir de qué manera será transmitida la oferta de valor, en función de los objetivos del negocio.

La imagen pública y la reputación se han convertido en un activo intangible para las organizaciones, su correcta gestión impacta directamente en el crecimiento del negocio y en su permanencia en el mercado. Por ello, es indispensable conocer las características del público objetivo para determinar el canal adecuado a través del qué se enviarán los esfuerzos de comunicación.

0 vistas